ADVERTENCIA

CADA ENTRADA INICIA CON EL TÍTULO DEL TEXTO Y EL NOMBRE DEL AUTOR.

sábado, 29 de diciembre de 2007

DISCURSO CEREMONIA DE JURAMENTACIÓN DEL DECANO DEL C.A.L.;

DISCURSO CEREMONIA DE JURAMENTACIÓN DEL DECANO DEL C.A.L.;DR. MARTIN BELAUNDE MOREYRA
Señores Delegados a la Asamblea General,Señor Presidente de la Junta de Vigilancia, Señor Presidente del Comité Electoral, Estimados Colegas, Señoras y señores:
Es honroso para el que habla dirigirse a ustedes desde esta tribuna. En cumplimiento de expreso mandato estatutario asumo a partir de este instante el deber de conducir la institución y permítaseme en principio agradecer estimados colegas a todos ustedes por la confianza que se deposita en este servidor de la Orden.
Quiero expresarles que el camino que hemos recorrido y los logros obtenidos hasta este momento no son sino el reflejo de un propósito al cual nos comprometimos desde el día jueves 10 de febrero del año 2000 en que por circunstancias que son de conocimiento de los miembros de la Orden asumí el Decanato por ordenarlo así el Estatuto que nos rige.
Debo darles cuenta de la labor realizada, sin embargo comprendo que esta especial circunstancia a la cual ustedes concurren no solamente es un acto que desde ya compromete mi gratitud, pero que considero de ninguna manera debe servir para abusar de la benevolencia que vuestra gentil atención me depara.
En el transcurso del período culminado hemos alcanzado objetivos concretos, que no hacen sino confirmar nuestra total y absoluta voluntad de trabajo puesta al servicio de los miembros de la Orden, y esa labor y sus resultados están reseñados suficientemente, como es de vuestro conocimiento, en los informes de gestión que les hiciera llegar en los meses de mayo y octubre del año que ha culminado y que dan suficiente testimonio del esfuerzo desplegado.
Señalo que no ha sido ajeno a nosotros durante ese lapso a problemática de la defensa gremial y la atención de los servicios generales del Colegio, principalmente en el área de asistencia social y las prestaciones del Fondo Mutual a los colegas que lo han solicitado, entre otros aspectos, por lo que sería largo enumerar los casos que requirieron nuestra mayor disposición y se encuentra por tanto en detalle a vuestro alcance la información del caso paralelamente a este accionar hemos sido firmes y resueltos defensores del Estado de Derecho como les consta a todos los colegas, y hemos combatido fervientemente por que prevalezca en nuestro país la democracia y la vigencia de los derechos humanos, como corresponde a una trayectoria institucional que como la nuestra es defensora de la juridicidad y se sustenta además en una prestigiosa historia y singular gravitación en los aspectos de la vida nacional.
Estimados colegas, este camino por el cual continuaremos no está exento de nuevos retos y dificultades, nuevos avatares nos esperan, y aún cuando hayan piedras en el camino somos al mismo tiempo perseverantes y tengo la certeza que contando con el apoyo de ustedes lo allanaremos y saldremos adelante. Esto nos permitirá desarrollar el programa de trabajo que nos hemos propuesto en beneficio de la Orden y por el que ustedes me han confiado su apoyo en el reciente proceso eleccionario.
Señores, para la gestión que se inicia es deseo de la Junta Directiva que presido formularles el siguiente compromiso al que nuestros esfuerzos estarán encaminados. Entre ellos debo señalar lo siguiente.
EL FONDO MUTUAL Y NUESTRAS TAREAS
Siendo la atención de seguridad social y médica una responsabilidad prioritaria el Colegio ha continuado garantizando a sus miembros las prestaciones de retiro, invalidez y subsidio por defunción, cuya cobertura global la hiciéramos saber en su oportunidad. El monto de cada beneficio, sabemos, asciende al presente a cinco remuneraciones mínimas vitales, equivalentes a la suma de S/. 2,050.00, habiéndose atendido al término del ejercicio un total de 161 expedientes, pese a la limitación de nuestros recursos. Por tanto, les informe que el Colegio por concepto de atenciones en lo que se refiere a retiro, invalidez, sobreviviente y asistencia de sepelios ha brindado una cobertura total de S/. 66,622.00 al término del ejercicio.
En relación a este punto no debo pasar por alto un aspecto que en todo momento nos ha preocupado, como se sabe desde diciembre de 1992 se ha dado una situación que los abogados hemos considerado injusta, arbitraria y atentatoria contra la dignidad profesional. Me refiero al recorte de rentas, los ingresos que percibía el Colegio de Abogados de Lima principalmente por mandato de la Ley 23323 que creó la Boleta Única de Litigante, norma legal que posibilitó obtener los recursos suficientes a fin de poder atender en mejor forma las necesidades de asistencia de salud y seguridad social de los miembros de la Orden y que en justicia nos correspondían. Esta seria limitación, repito ha impedido desde entonces hasta la actualidad que podamos brindar una mayor atención y cobertura económica a los agremiados. Es necesario resaltar también que un loable propósito en tal sentido y que en su momento representó un avance para la seguridad social del abogado lo constituyó la dación de la Ley 16067 que creo la Papeleta Mutual del Abogado, precisamente impulsada por nuestro querido Decano aquí presente el Doctor Javier Vargas Vargas; años más tarde durante el Decanato del Dr. Max Arias Schreiber que nos honra con su presencia en este estrado el día de hoy, se avanzó en este sentido creándose la Boleta Única de Litigante que hemos anotado, dándose con esto un gran paso hacia una mejor seguridad social digna para el abogado, respecto del fondo de retiro, invalidez y sepelio. Este beneficio nos fue cortado arbitrariamente.
Pues bien, dentro de esta línea de reivindicación gremial que asumimos a partir del día de hoy, les anuncio que desarrollaremos desde este momento toda una estrategia social para que los abogados, miembros activos de la Orden, y del gremio en general en el país, en especial el joven abogado que se inicia, no carezcan de la asistencia médica necesaria, y se haga permisible en el futuro un retiro decoroso y se brinde la mayor y mejor atención ante la irreparable pérdida de la existencia. En tal sentido, me permito transmitirles que en la fecha, en uso de la facultad que nos concede el artículo 107 de la Constitución Política del Estado estaremos presentando un Proyecto de Ley mediante el cual se dispone la plena recuperación de los ingresos, a través del uso obligatorio de la Papeleta de Habilitación Profesional del Abogado en todo el territorio de la República como requisito indispensable al inicio o contestación de una demanda, documento que será expedido en forma directa por cada Colegio de Abogados del Perú y cuyos fondos, con carácter de intangibles, serán destinados exclusivamente para garantizar la seguridad social, mejor asistencia médica, y esparcimiento a los señores abogados y sus familiares, y esta reivindicación tiene un efecto colateral de la más alta significación, pues contribuye en forma eficaz a luchar contra el ejercicio ilegal de la profesión. (....opcional....: "Y estando presente con nosotros esta noche el señor Presidente del Congreso de la República, me permito en este acto Dr. Carlos Ferrero, poner en sus manos el Proyecto de Ley al cual he hecho referencia con cargo a su presentación formal ante el señor de la Comisión Legislativa correspondiente).
DEMOCRACIA INTERNA Y ELECCIONES
En ninguna otra institución como en el Colegio de Abogados de Lima rige a plenitud la voluntad soberana de quienes lo integran. Así es la auténtica democracia.
Como sabemos, los días 25 de noviembre y 9 de diciembre del año pasado tuvieron lugar las elecciones para renovar los órganos de dirección y control del Colegio, de conformidad con el mandato estatutario, ocasión en la que la generosa decisión de ustedes nos ha ratificado su confianza, y esto compromete mi gratitud personal y el compromiso de la honorable Junta Directiva, que me acompaña de continuar trabajando por la institución que amamos.
Cabe destacar que durante el desarrollo de este proceso eleccionario los abogados de Lima hemos dado muestras una vez ante el país que cuando la democracia se practica en forma libre, clara, veraz y oportuna como expresión de la voluntad soberana de quienes la ejercen, esta sí funciona. Se ha dado con ello ejemplo de nuestra alturada responsabilidad dentro de una lid electoral totalmente limpia, como corresponde al prestigio y vigencia histórica de nuestro Colegio.
Quiero expresar mi saludo a los colegas que tuvieron una activa participación en este proceso y que postularon como el que habla el Decanato del Colegio de Abogados de Lima en esta contienda electoral; me refiero a los doctores Ramón Ramírez Erazo, Guillermo Ramírez y Berríos, Luis Gonzales Posada y Alberto Borea Odría, quienes en esta forma contribuyeron gremialmente a fortalecer el espíritu democrático de estas elecciones y a consolidar la institucionalidad de la Orden. Permítanme reconocer ante ustedes que la gran tarea de conducir este proceso ha estado a cargo de un destacado colega el Doctor Julio César Isasi Sánchez, en su calidad de Presidente del Comité Electoral, quien estuvo acompañado en forma diligente, con suficiente entereza y firme decisión en sus resoluciones por la Doctora Pilar Mendoza Ríos y el Doctor Genaro Taboada Pinglo; dejo constancia del reconocimiento del Foro para ellos.
IN MEMORIAN
No puedo dejar de reseñarles que durante el período que ha culminado, ejercicio del año 2000, hemos tenido que lamentar el deceso de 73 colegas, a quienes el Colegio prestó oportuna asistencia, puesto que consecuentes con un elemental principio solidario, ante una penosa circunstancia como ésta en que se extingue a vida humana consideramos pertinente que se le dé también pronta atención y con la debida solemnidad como corresponde a la dignidad de la muerte.
Permítaseme con este motivo en este instante, recordar y expresar mi sentido homenaje y reconocimiento a una personalidad que el día de hoy ya no está con nosotros; a quien sin embargo hemos admirado en vida y es digno de connotarse y dar testimonio de su calidad de hombre probo, hombre sencillo e inmensamente íntegro y capaz, quien nos ha dado un ejemplo de que los seres humanos saben estar a la altura de los retos que les depara el destino y superan con creces la exigencia que la Patria les reclama; una persona que dentro de su sencillez y como hombre de bien no tuvo otro objetivo que el de servir a su Patria y proteger a la niñez. Me estoy refiriendo, y ustedes lo saben más que yo, al Dr. Alfonso Barrantes Lingán.
Señores en este caso como en los otros, el Colegio se hizo presente y hemos recibido por ello el reconocimiento de la ciudadanía; y cumplo con anunciar en este acto que estando a lo solicitado por numerosos miembros de la Orden, oportunamente el Colegio le rendirá un justo homenaje, el que asumimos con profunda sinceridad, por lo que lo conocimos, y asistiremos contando con la consecuente presencia de todos ustedes: los exhorto para que en recuerdo de su memoria me acompañen con un minuto de silencio.
AUTONOMÍA DEL PODER JUDICIAL: AUTONOMÍA DE CONCIENCIA DEL MAGISTRADO
Para nadie es ajeno que el Colegio de Abogados de Lima como rector de la juridicidad en nuestro país es al mismo tiempo conciencia jurídica ciudadana, como bien lo han reconocido los estamentos del Estado, organismos internacionales y diversos medios de opinión. En esta especial circunstancia renovamos nuestro compromiso de bregar por un Poder Judicial autónomo e independiente, libre de ataduras políticas y en la que los magistrados al administrar la justicia respondan esencialmente al dictado de su conciencia dentro del marco de la Ley y la Constitución del Estado. No vamos a desmayar en este empeño y lo alcanzado por los peruanos hasta este momento en que oscuros nubarrones han tenido que ceder paso a la luz y claridad de la voluntad ciudadana, hecho que nos enaltece, no es sino la confirmación de los postulados que heredáramos de quienes fundaron hace 179 años la República y dieron paso a la ilustración y al prestigio del Colegio que me honro en presidir.
Por eso al reafirmarnos en la defensa del orden jurídico les decimos que nos preocupa hondamente, al igual que ustedes, la marcha de la administración de justicia en el Perú y daremos por tanto los pasos que fuere necesarios para que ella se convierta en una garantía precisamente de una mejor justicia que es lo que reclaman, entre otras consideraciones, los peruanos; y con este objetivo de orden principalísimo no cejaremos en denunciar cualquier acto de corrupción o inconducta funcional y dentro de ese común propósito el Colegio aportará también su colaboración con los Poderes del Estado para el mejor logro de este anhelo ciudadano.
Señores, siempre hemos escuchado hablar de la autonomía del Poder Judicial, de que los jueces deben administrar justicia con total independencia y aplicando el criterio de conciencia, pero esto es lo que propiamente conocemos como el ejercicio del magistrado como parte inherente de su deber jurisdiccional; sin embargo no hemos hablado de la autonomía de la conciencia del juzgador, el ser mismo del que administra justicia. En efecto, grave ha sido la experiencia de la cual todos hemos sido testigos en los últimos tiempos, en que los jueces se han visto presionados por agentes externos con el propósito de distorsionar lo que es el quehacer de una recta administración de justicia; situaciones en donde la moral y el accionar del magistrado dentro del justo marco del derecho que debe corresponder a las partes, sin violentarse el principio de equidad, ha tenido que ceder paso a graves transgresiones de la ley, preponderando la inconducta funcional y la arbitrariedad por razones de presión política ejercida por el gobierno de turno o por estar el magistrado en forma directa comprometido de antemano con un accionar político, en desmedro del dictado de su propia conciencia.
Por eso en estas horas de prueba para los que ejercen la función jurisdiccional, consideramos que es prioritario que todos los estamentos de la sociedad peruana entiendan y exijan, tal como lo postula el Colegio, que el rescate y la prevalencia de los valores éticos y la probidad del magistrado como patrón de conducta humana, se constituyan en el punto de partida para que la administración de justicia en general recupere la credibilidad y la fe ciudadana en sus instituciones. Este es el reto. En la misma forma, el Colegio ratificó su fe en aquellos magistrados, aún cuando fueren los menos, que no se han apartado en ningún instante del mandato de su conciencia, y de cuya honorabilidad y respetabilidad nadie tiene el derecho de sembrar cuestionamiento alguno.
Por eso luchamos decididamente por una recta administración de justicia y a prevalencia del orden jurídico al lado de la ética y la moral pública como valores sustanciales; estimados colegas, esta es también una garantía para poder revertir los negativos pasos que han antecedido y convertir además al Poder Judicial en un principal factor de confianza de pueblo en sus instituciones e impulsor del desarrollo social y económico de nuestra patria. Esta es una exigencia histórica y tengan ustedes la seguridad que persistiremos en ello.
Es deber de nuestro Colegio proceder en tal forma y quien les habla no sólo cumplirá con este mandato, sino que hará prevalecer por encima de todo el derecho que le asiste a la nación peruana no sólo de vivir en democracia sino por que prevalezca e impere una auténtica y recta administración de justicia, y es responsabilidad de todos los abogados del país en particular luchar para que este postulado tenga auténtica vigencia por sobretodo, por ser circunstancial al Estado de Derecho; porque esto significa seguridad jurídica y estabilidad, confianza en los inversionistas y también posibilitará en mejor forma la consolidación no sólo de nuestros objetivos gremiales sino que contribuirá, a no dudarlo, al logro de un mejor bienestar de los peruanos y ratificar la profunda fe en los destinos del Perú.
Batallaremos, pues, no sólo por la independencia del Poder Judicial y la autonomía de la función jurisdiccional, sino de todas y cada una de las instituciones del Estado, para que así la verdad, la moral, el honor vuelva a ser el basamento del magistrado, se allanará así el camino de la paz y que ésta tenga como fundamento la justicia.
EL ESTADO DE DERECHO Y LOS DERECHOS HUMANOS COMO SUSTENTO DE LA VIDA JURIDICA DEL PAÍS
Un rubro que de manera especial debe ser destacado y que es consustancial también al Estado de Derecho, ha sido uno de los motivos principales de nuestro mayor esfuerzo y voluntad en forma permanente e indesmayable: es el de la defensa de los derechos humanos. Creemos que el Perú no es una isla como nación dentro del conjunto y consenso social, tanto del hemisferio y como visión universal. Creemos que es inherente a la condición del ser humano, el que tenga que estar protegido por este valioso manto protector que la sociedad le reconoce y que como persona y ser social le corresponde.
Seguiremos bregando porque el Colegio de Abogados de Lima prosiga en esta línea de acción y nada nos impedirá apartarnos de este camino. Por eso sostuvimos en todo momento la necesidad imperiosa de que el Perú recupere la confianza como país ante la comunidad internacional y propiciamos su retorno a la jurisdicción de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, jurisdicción de la que nunca debió apartarse. Pues ya hemos retornado y saludamos esta rectificación. Creemos que la defensa de los Derechos Humanos es un sólido sustento frente a la arbitrariedad y el autoritarismo de cualquier gobernante y este concepto debe ser concientemente ameritado y asumido en forma responsable también por todas las instituciones representativas de la sociedad peruana. Es un reto en el cual nadie tiene la posibilidad de dar marcha atrás y lo asumimos con la entereza que nos ha caracterizado en todo el curso de nuestra tarea al frente del Colegio. Por tanto, los hombres y mujeres del Derecho y la ciudadanía en general deben tener la seguridad que la conciencia jurídica del país que es el Colegio de Abogados de Lima y lo son los Colegios de Abogados de la República, no retrocederán en este empeño. Esta es también, estimados amigos, una garantía para hacer prevalecer la vigencia del Estado de Derecho.
RESTAURACION: DEL ORDEN CONSTITUCIONAL HORA DE LA RECONCILIACION NACIONAL
Nuestro país ha recuperado el camino del orden constitucional, hecho que satisface al país entero. Tal como lo anunciamos oportunamente, luego de la profunda crisis de legitimidad y legalidad en la que se encontraba inmersa el anterior gobierno, sólo se podía salir con el anuncio de un nuevo proceso electoral para la renovación de los poderes públicos y contándose con autoridades electorales que estén libres de cualquier influencia de las fuerzas políticas en pugna. Era un deber del Colegio decir su palabra en instantes en que el país se conmovía por acontecimientos cuya naturaleza y alcance excedían del ámbito estrictamente jurídico y colocaban a nuestra Patria al borde de una inédita crisis política jy de gobernabilidad con imprevisibles consecuencias, asociada a una profunda crisis moral. Los planteamientos que hicimos en tal circunstancia fueron respaldados por los Colegios de Abogados de la República y fuimos claros en señalar en nuestros pronunciamientos la necesidad de la renuncia irrevocable del entonces Jefe de Estado y de los Vicepresidentes de la República, al par de la renovación de la Mesa Directiva del Congreso y la asunción del mando de la Nación por el Presidente que el Congreso elija. El curso de los acontecimientos y los días posteriores confirmaron en efecto el estricto marco de una salida constitucional, tal como lo esperaba la ciudadanía.
Superada ya esta crisis política y de gobernabilidad, observamos que se vieron dando pasos claros que permiten avisosar la reparación de la vida democrática de la Nación. Luego de subsanados graves errores en los organismos del Estado; restituido el ejercicio de la legalidad en ellos y corregir a la arbitrariedad y atropello que significó la destitución ilegal de los miembros del Tribunal Constitucional, para señalar un caso específico, la ciudadanía se enrumba hacia unas nuevas Elecciones Políticas Generales. Debo señalar que el pueblo peruano espera que las diversas agrupaciones políticas que participen en la contienda lo hagan con la mayor responsabilidad, pensando en el destino del Perú y dejando de lado los mezquinos intereses individuales o de grupo. Los dirigentes políticos deben entender por sobretodo que el pueblo les está extendiendo la mano, es la mano cierta, la mano de la reconciliación nacional, el agua límpida de la democracia, pues la soberanía en que ésta se sustenta emana de la voluntad popular; no traicionemos pues sus expectativas, sean antes que todo hombres morales y consecuentes con el pueblo peruano. Les aseguro que en caso contrario ninguno resistirá el juicio moral al que serán sometidos, pues nadie tiene derecho a poner en riesgo al Perú.
Atrás quedan los días de funestas experiencias que nos han acontecido. Creo que el Perú debe no sólo restañar sus heridas, sino consolidar el sistema democrático como sustento de la paz que anhelamos.
Señores abogados, evoco en este instante, desde este recinto de la juridicidad el pensamiento, lección y obra de los grandes maestros del Derecho que nos han antecedido. Hoy están a mi lado también entre ellos distinguidos ex Decanos la tarea que desarrollaron al frente de esta ilustre Orden me sirvió de asidero oportunamente y tengo la certeza que su sano y ponderado juicio me allanará el camino para asumir en mejor forma el reto de los próximos días, y apelo a la voluntad del Supremo Hacedor para que nos ilumine en esta tarea.
Hoy reafirmo ante ustedes mi fe en los destinos de nuestro Colegio y de esta Patria hermosa que nos cobija, porque creo que en sus hombres y mujeres de bien, y a todos mis colegas les ratifico, en esta especial ocasión, el postulado del cual no nos hemos apartado en ningún instante y es el que marcará nuestro derrotero al darse inicio a esta tarea: Mi compromiso es con la Orden
Muchas gracias
La ceremonia de juramentación se realizó el día 10 de Enero del 2001