ADVERTENCIA

CADA ENTRADA INICIA CON EL TÍTULO DEL TEXTO Y EL NOMBRE DEL AUTOR.

miércoles, 29 de febrero de 2012

LIBERTAD DE EXPRESION, GRUPOS DE PRESION Y GOBERNABIIDAD

LIBERTAD DE EXPRESION, GRUPOS DE PRESION Y GOBERNABIIDAD





VÍCTOR JULIO ORTECHO VILLENA(*)


-------------------------------------

(*)Decano y Profesor de Derechos Humanos en la Facultad de Derecho y CC.PP. y Director de la Escuela de Postgrado de la Universidad Privada Antenor Orrego. Profesor de la Escuela de Postgrado, Maestría en Derecho Administrativo y Constitucional de la Universidad Nacional de Trujillo. Miembro del Comité Editorial de la Revista Jurídica del Perú.



CONTENIDO: 1. Libertad de Expresión y libertades de prensa.- 2. La libertad de prensa en el Perú.- 3. Grupos de interés, grupos de presión y grupos de poder.- 4. Factores de poder.- 5. Las empresas periodísticas y de Televisión como grupos de interés y como grupos de presión.- 6. La presión mediática y la gobernabilidad.


1. LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y LIBERTADES DE PRENSA


La libertad de expresión, que es un derecho constitucional de larga conquista y que suele considerársele como un de los pilares de la democracia y un medio de defensa de las demás libertades, en términos cuotidianos, suele identificársele generalmente con la labor periodística, ya sea de información o de opinión. Sin embargo en términos técnico- jurídicos, es mucho más. Es cierto que ese derecho de toda persona a expresarse se hace con más frecuencia y dirigida a numerosos destinatarios, a través de los medios de comunicación social, pero también constituyen formas de expresión, la que se hace a través del libro, revistas, de la formas artísticas, como son el teatro, la pintura y por otro lado, la expresión verbal, en cualquier certamen o las diversas formas de comunicación verbal, mediante la vía del derecho de reunión, en cualquiera de sus tipos.


La liberad de expresión consiguientemente es el género y las formas específicas relacionadas con el periodismo, y que en conjunto suele llamarse libertad de prensa, cada una de ellas, constituye la especie. Así tenemos cuando menos como lo consigna la Constitución Peruana y los principales instrumentos de Derechos Humanos, el derecho a la libertad de información entendida en sus dos vertientes, la de informar y que corresponde al comunicador social o periodista y la del público lector que tiene el derecho a ser informado, naturalmente con objetividad e imparcialidad.



El otro derecho específico, es a la libertad de opinión, la que generalmente se hace efectiva a través de las páginas o espacios editoriales de los periódicos, de los programas periodísticos, radiales y televisivos. Esta libertad y que en el caso peruano, está formulada en el inc. 4 del Art.2 de la Constitución, tiene su contrapartida y llave de seguridad, en el principio, según el cual, no hay delito de opinión, de lo que debemos inferir que no hay persecución, por razón de las ideas.


En tercer lugar, señalamos el derecho a la difusión de las ideas, mediante la palabra, el escrito o la imagen, es decir mediante la radio, el periódico y la televisión. Y quienes tienen tales derechos, tienen el derecho a fundar medios de comunicación. Y ahora, se tiene que agregar, el reconocido derecho a la investigación periodística. La garantía que debe rodear a cualquiera de estas formas de libertad de prensa, es aquella norma también constitucional, según la cual , para hacer uso de tales libertades, no se requiere autorización previa y está prohibida toda censura o impedimento alguno, bajo responsabilidad.


Sin embargo, siendo tan importante la libertad de expresión y sobre todo en sus aspectos de información, opinión y difusión, debemos hacer dos acotaciones. Primera, que si bien es un derecho de todos los peruanos, en la realidad la practican solamente los que tienen acceso a los medios de comunicación, es decir los periodistas y quienes esporádicamente tienen acceso a los medios de comunicación, que en total son la minoría de la población. Y en segundo lugar, los medios de comunicación, se arrogan la representatividad de la opinión pública, pues no siempre traducen la opinión o el sentir cuando menos de las mayorías de la sociedad, sino de sus empresas periodísticas.


2. LA LIBERTAD DE PRENSA EN EL PERÚ


Este derecho, desde 1947 en que el gobierno del Presidente Bustamante y Rivero, promulgó la llamada Ley de Imprenta hasta la Constitución de 1993, que repitiendo lo que señalaba la Constitución de 1979, ha sido objeto de un avance y progresos sustanciales ; por cierto con sus altibajos tanto normativos como en el campo de su ejercicio mismo.


La escueta ley de 1947 estableció el derecho a editar cualquier periódico, sin necesidad de autorización y con la única obligación de dar a conocer a la autoridad política con la identificación del Director, para los fines de la responsabilidad en los casos necesarios .Entendida esta ley como garantía de la libertad de expresión, particularmente para el ámbito del periodismo, asi se practicó, hasta que en el gobierno siguiente, la dictadura de Odría, agredió muy seriamente al periodismo, no solamente clausurándose algunos medios de comunicación, como el Diario La Prensa, sino que se llegó a tomar represalias contra los periodistas, encarcelándoles en el centro penal de la isla El Frontón.


Por cierto que al incremento de los medios de comunicación y del importante ejercicio de criticar y fiscalizar los actos de los funcionarios y gobernantes, también estos se excedían en el uso de esta liberad cayendo en una especie de libertinaje, lo que motivó que el gobierno de facto del General Juan Velasco, expidiera un Estatuto de Prensa. Este cuerpo normativo contemplaba varios delitos, además del delito de difamación. Consideraba como delitos, el no respetar el derecho de aclaración y rectificación, el de del hacer de testaferro, aparentando ser accionista de un periódico, cuando en realidad representaba a un extranjero (los medios de comunicación solamente debían ser de peruanos).


También se tipificó como delito de prensa, la apología de los delitos, terreno resbaladizo en el que hasta ahora incurren los medios de prensa, en su afán de sensacionalismo y mayor venta de sus periódicos o sus programas periodísticos, dando mucho espacio para informar y comentar sobre todo tipo de delitos y restando apoyo a actos importantes relacionados, con la cultura o con importantes hechos positivos realizados por instituciones o por personas individuales.


Sin embargo a la intención moralizadora sobre la prensa, cuyo estatuto puede ser discutido, el gobierno de Velasco que tuvo un signo nacionalista, junto a un amplio proceso de nacionalizaciones ( las décadas de los noventa y de comienzos de este siglo, es el de las privatizaciones dentro del marco del neoliberalismo ), dispuso la expropiación de los principales diarios, canales de televisión y radioemisoras, y que luego se destinarían para los sectores organizados de la sociedad. Tal medida quedó a medias, pues la asignación a tales organizaciones fue simbólica y lo peor es que no se llevó a cabo los respectivos procesos de expropiación e indemnización, resultando tal transferencia, una simple confiscación de los medios, lo cual resultó uno de los mas graves atentados contra la libertad de prensa. Por ello, cuando el Presidente Belaúde., que fuera defenestrado por Velasco Alvarado, cuando regreso para ejercer su segundo período en el año de 1980.devolvió tales medios a sus propietarios.


Las experiencias del Estatuto de Prensa y de las confiscaciones de los medios, del gobierno velasquista, dieron lugar para que en la Constitución de 1979 y la práctica subsiguiente, se estableciera no solamente una amplia libertad de prensa, sino un entendido que esta fuera absoluta y no se admitiera ninguna clase de limitaciones, como no ocurre en los países europeos, como Francia y España- Por eso es que, al amparo de esta mal entendida libertad de prensa, han proliferado una serie de medios, sobre todo de prensa chica, o programas televisivos, denominada “prensa basura”, que no solamente hacen escarnio del honor de los personas, sino que sacan a relucir todas las flaquezas humanas de nuestro pueblo, combinando periodismo con espectáculo y farándula en un proceso inacabable de alineación de lectores, oyentes y televidentes y deshaciendo lo que esforzadamente se trata de formar en los centros educativos.


3. GRUPOS DE INTERÉS, GRUPOS DE PRESIÓN Y GRUPOS DE PODER


Como quiera que la libertad de expresión y particularmente la libertad de prensa, juega un papel importante como una forma de control social de los actos de gobernantes y funcionarios, ya a través de la información o de la crítica, resulta interesante hacer algunas apreciaciones resumidas, de lo que ocurre en los estados, junto al poder oficial ,formal y establecido, la dinámica y actuación de fenómenos que constituyen una especie de contra poderes, que sin participar directamente en el gobierno, tienen gravitación en la vida de un país, y a los cuales Fernando La Salle denomina factores reales de poder, que en la práctica integran la Constitución material, mas allá de la Constitución formal. Esas agrupaciones, son las siguientes:


3.1.Los grupos de interés. Carlos S.Fayt (1), entre otros, expresa que “ los grupos de interés”, son los grupos sociales que sin ser parte de la estructura política ,para la obtención de un fin específico postulan, promueven o buscan influir en una decisión gubernamental.

--------------------------------

(1)FAYT, Carlos S., citado por BIDAT CAMPOS, Germán. Derecho Constitucional, Tomo I, Editorial Ediar, Buenos Aires, pág.438.


En nuestro medio, podríamos mencionar a los sindicatos, los frentes de defensa, las organizaciones de empresarios como Confied, las de comerciantes como las Cámaras de Comercio, los exportadores e importadores, los banqueros, la Iglesia, las universidades, etc.


3.2. Los grupos de presión. el mismo tratadista, al diferenciarlos de los anteriores, señala, que son los grupos de interés, pero que para imponer sus pretensiones, organiza un sistema mas o menos permanente de coacciones, desplegando en el interior del poder formal poder económico. (2).


-------------------------------

(2) FAYT, Carlos S.; op cit., pág.439.


Se trata de los mismos grupos de interés, pero ya tomando organización y actitudes de exigencia y coacción sobre los gobiernos, a fin de obtener beneficios o solución a sus pretensiones o mantenimiento de los ya adquiridos y que en un momento dado, corren peligro. Naturalmente que con sus actitudes no asumen responsabilidades con relación a las decisiones políticas que les favorecen.


Las metodologías empleadas son diversas, que van desde el uso del derecho de petición, el empleo de los famosos lobbyst, los pronunciamientos institucionales, hasta ciertas medidas de fuerza como las huelgas de los gremios laborales, el “lock out” de los gremios empresariales o la paralización de los transportistas, todos ellos apoyándose en los medios de comunicación social.


Por su parte Germán Bidart Campos, puntualiza al respecto, lo siguiente : “ Todas las ideologías, todos los intereses, todas los fuerzas sociales, son, en acto o en potencia, grupos de presión, dispuestos a presentar ante el gobierno las aspiraciones, los deseos, las necesidades, y los reclamos. “ (3).


---------------------------

(3)BIDART CAMPOS,Germán; Op.cit., pág. 440.


3.3. Grupos de poder. Estas agrupaciones, que originariamente pudieron ser grupos de interés y luego grupos de presión, alcanzan tal nivel de influencia en los gobernantes, que estos los tienen en cuenta para la toma de sus decisiones .Estos grupos tienen una actividad mas o menos permanente y están asociados a la toma de decisiones, basados generalmente en su fuerza, organización y eventual respaldo que pueden dar al gobernante que toma las decisiones. Este papel han jugado por ejemplo organizaciones sindicales que han dado apoyo y sustento a algunos gobiernos, tal como la Confederación General de Trabajadores de Argentina, en la época del gobierno de Domingo Perón, la Confederación Boliviana de Trabajadores durante los gobiernos del Movimiento Nacionalista Revolucionario de Paz Estensoro y Siles Suazo en la década de los cincuenta .Posiblemente similar papel cumplía el PRI, partido oficialista durante el largo período que sus lideres les tocó gobernar en México.


3.4.Grupos de tensión. Mientras que los grupos de interés, de presión y de poder, desarrollan su actuación dentro del marco de la legalidad, aun que sus procedimientos no sean los más adecuados y tienen por objetivo obtener el logro de sus pretensiones e intereses, los grupos de tensión, tratan de alcanzar sus pretensiones al margen de la legalidad formal y en varios de los casos, no buscan servirse del poder sino desestabilizarlo. Generalmente cuestionan al sistema formal vigente. Dentro de estos podríamos considerar los grupos guerrilleros, los subversivos y los grupos terroristas.


4. FACTORES DE PODER


El distinguido tratadista argentino Germán Bidart Campos, prefiere hablar de factores de presión y factores de poder, ya que el término factores abarca no solamente a los grupos sino a aquellos sectores que no tienen textura grupal o pluralista y que ni siquiera se ubican en el seno de la comunidad sino en el seno del mismo poder estatal. (4).El sujeto que presiona puede ser singular o colectivo . Se ha dado el caso de robustas personalidades, que han ejercido “ el poder tras el trono” y su influencia ha pesado mucho en los gobernantes, tal por ejemplo Fouche en la época de Napoleón, Eva Duarte de Perón, en el gobierno de su esposo, el ministro Rega, durante el gobierno de Isabel Perón, también en la Argentina. Y en el Perú Esparza Zañartu en el gobierno de Odría y el caso reciente de Vladimiro Montesinos durante el gobierno de Fujimori, cuya actuación es demasiado conocida.


---------------------------------

(4) BIDART CAMPOS, Germán; Op. cit., pág. 411


Por cierto que los diferentes factores en general y los grupos en especial, pueden influir o presionar en diversos grados o formas, en algunos casos legales y en otros ilegales, en unos pacíficamente y en otros en forma coactiva y violenta; pero todos ellos, constituyen una especie de corrientes y contracorrientes, que contrapesan con el poder oficial de los gobiernos , constituyendo la realidad dinámica del Estado y la constitución material del mismo, que al decir de La Salle, es la suma de los factores reales de poder.


5. LAS EMPRESAS PERIODÍSTICAS Y DE TELEVISIÓN, COMO GRUPOS DE INTERÉS Y COMO GRUPOS DE PRESIÓN


Dejando a salvo que el derecho a la libertad de expresión ( con sus especies, libertad de información ,opinión y difusión ) constituye un derecho fundamental indiscutible y que ha sido conquistado en mil jornadas y reconocido desde la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano de 1789 ( Art.11 ) y ampliado por los instrumentos internacionales de Derechos Humanos (5) , debemos decir que, cuando este menester es permanente y se hace mediante la actividad periodística ,en lo que va de los últimos cincuenta años, se han constituido y desarrollado empresas periodísticas, cadenas de televisión, agencias noticiosas, cuya mercancía de venta es la noticia, el comentario, la opinión, la crítica ,etc..


------------------------

(5)La Declaración Universal de Derechos Humanos, lo consigna en su art.19 .El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, lo establece también en su art.19.La Declaración Americana de los Derechos del Hombre, lo hace en su art.IV y la Convención Americana de Derechos Humanos en su art. 13.


Siendo las empresas periodísticas y de otros medios de comunicación, agrupaciones de personas o colectividades, que tienen que desarrollar una actividad que no siempre es del agrado de los gobernantes, aquellas se constituyen en factores o grupos de interés, a fin de que se les respete los derechos de prensa que ejercen profesional y económicamente. Lo que es legítimo no solamente para ellos, sino para la colectividad, que mediante la prensa, puede saber lo que pasa con los actos públicos.


Sin embargo, la organización de estas empresas ha desarrollado tanto, que en el Continente y fuera de el, constituyen verdaderas cadenas de empresas y que por tanto, para su mejor desarrollo, no solamente son elementos influyentes sobre los gobiernos, sino que pasan a ser verdaderos grupos de presión, con mayor razón cuando sus accionistas están vinculados a otra clase de empresas. Incluso cuentan con organismos representativos, como la llamada Sociedad Interamericana de Prensa, que no representa al los periodistas sino a los empresarios. Ella hace constante vigilancia del respeto a la libertad de prensa, pero también defiende los intereses de sus asociados.



No está demás señalar que las empresas periodísticas, organizadas o cuando menos vinculadas internacionalmente, apoyan determinadas políticas de los centros de poder económico y político internacional, de tal manera que sus informaciones son manipuladas en función de tales intereses, por lo que ocasionalmente se convierten en fracciones de poder.


6. LA PRESIÓN MEDIÁTICA Y LA GOBERNABILIDAD EN EL PERÚ


En estas dos últimas décadas en nuestro país.,también han desarrollado su organización y su actividad las empresas periodísticas, las de radio y televisión, particularmente estas últimas, por su mayor alcance hacia el público. Consiguientemente si bien no constituyen grupos, si constituyen factores de interés, lo cual es legítimo en relación al libre ejercicio de la libertad de información y opinión que debe ser respetada en función de lo que tiene reconocida a la Constitución. Pero empresarialmente, también han tenid0o y tienen intereses concretos relacionados con la publicidad que viene del Estado, y las emisoras y los canales de televisión, en razón de la autorización para sus frecuencias o sus señales respectivamente, ya que los espacios electro -magnéticos corresponden al Estado y no a los particulares.


En alguna ocasión y ante la crítica del más uso de la libertad de expresión, por parte de algunos medios, los directivos de los más responsables han llegado a intentos de consenso, para auto -controlarse y de esa manera evitar cualquier tipo de censura. Pero lo que ha hecho cambiar la actitud de algunas e importantes empresas mediáticas, ha sido el proceso de corrupción en la que se vieron involucradas durante los años del gobierno de Fujimory, a raíz de que sus directivos se vieron sobornados para poner sus medios al servicio de la dictadura, de cuyos hechos conoce perfectamente el país.


Precisamente los medios que se han visto afectados por las medidas anti-corrupción, durante el actual gobierno no solamente actúan como factores de presión, sino en algunos casos, como fracciones de tensión, al atacar constantemente al gobierno y preferentemente al Presidente Toledo, por todos y cada uno de sus actos políticos y personales. Los errores, traspiés y contradicciones, son ciertos y reiterados, pero la satanización de los mismos, no sólo pone en muy serios aprietos al Ejecutivo, sino que está propiciando una crisis de gobernabilidad, que si afecta a todo el país. La presión mediática se viabiliza sistemáticamente, tal como si se cobrara revancha por representantes de la autocracia que la creíamos derrotada, pero que al parecer tiene todavía sus tentáculos.